Las falacias de la vida

Una falacia es un argumento que a todas luces parece válido, pero no lo es. El problema en las falacias no radica en la veracidad de sus premisas o su conclusión, que pueden ser perfectamente verdaderas, y suelen serlo, de hecho, sino en la estructura del argumento. Las falacias tienen una forma lógica que parece correcta al sentido común, pero que un análisis riguroso muestra como erróneo.

Muchas de ellas son utilizadas frecuentemente por políticos, medios de comunicación e incluso en las discusiones del día a día. Por ello conviene prevenirse contra esta forma de engaño, utilizada algunas veces de manera consciente y otras de forma totalmente inocente.

FALACIAS FORMALES

Afirmación del consecuente

Se comete al razonar del siguiente modo: Si X, entonces Y. Y es verdad. Por tanto, X. La primera premisa nos dice qué pasará si se da X, pero no qué pasará si se da Y. Ejemplos:

  1. La gente honrada está en libertad.
  2. Yo estoy en libertad.
  3. Por lo tanto, soy honrado.
  1. La patrulla anti-osos caza osos.
  2. No veo ningún oso
  3. Por lo tanto, la patrulla anti-osos funciona bien

Imagen 2

Negación del antecedente

Se comete al razonar del siguiente modo: Si X, entonces Y. Pero no es el caso de X. Por lo tanto, no es el caso de Y. Ejemplos:

  1. Si está nevando, entonces hace frío.
  2. No está nevando.
  3. Por lo tanto, no hace frío.
  1. Si Messi juega, el Barça marca muchos goles
  2. Messi no juega
  3. Por lo tanto, el Barça no marcará muchos goles

FALACIAS INFORMALES

(A) Falacias de ambigüedad

Se producen cuando se manipula el lenguaje utilizado en el argumento para inducir a error, normalmente utilizando términos que son imprecisos.

Falacia de equivocación

Se produce cuando en el mismo argumento se utiliza un mismo término en dos acepciones diferentes. Ejemplo:

Los doctores saben mucho de medicina, y el Dr. Martínez es doctor (ya que tiene un doctorado). Así pues, debe saber mucho de medicina.”

 Falacia debida a vaguedad o imprecisión

Son argumentos que parecen válidos porque sus premisas son imprecisas. En muchos casos, cuando las premisas parecen aceptables debido a su imprecisión, el argumento es formalmente inválido, y, si las premisas se precisan de modo que el argumento sea válido, entonces las premisas ya no son aceptables. El ejemplo típico son los horóscopos o las declaraciones de adivinas sobre el futuro.

 (B) Falacias de relevancia

Son intentos de demostrar una conclusión mediante argumentos irrelevantes para demostrar su verdad. Normalmente son razonamientos que ofrecen razones que son psicológicamente poderosas, pero que no tienen valor como evidencia a la hora de demostrar una conclusión.

Falacia ad hominem

Trata de desacreditar una conclusión atacando a la persona que la defiende. Sin embargo el carácter de la persona que defiende un punto de vista no implica nada respecto a la verdad de ese punto de vista. Ejemplos:

“Al Gore dice que consumimos demasiada energía; pero no hagas caso porque lo que le pasa es que es muy ambicioso y quiere ganar dinero dando conferencias“.

Falacia ad verecundiam o argumentos de autoridad

Una conclusión es aceptada debido a la autoridad de quien la defiende (o es desacreditada debido al respeto de que goza quien defiende una conclusión contraria). Ejemplo:

Muchos anuncios, como los de Actimel, Calgon o Colgate, comenten esta falacia. En ellos se defiende la calidad del producto “porque lo recomienda una persona famosa o un experto”. Ahora bien, una recomendación de una persona famosa o un experto no es en absoluto un argumento válido para demostrar la calidad de un producto. Si se quiere demostrar tal hecho, deberían mostrarse diferentes resultados de estudios serios que concluyeran por cuales razones químicas y físicas esas marcas son superiores a otras.

Falacia ad logicam

Se comete cuando, al identificar acertadamente un argumento como falaz, se concluye que su conclusión debe ser falsa. Retomemos el ejemplo que veiamos en la negación del antecedente:

  1. Si está nevando, entonces hace frío.
  2. No está nevando.
  3. Por lo tanto, no hace frío.

Aunque el argumento sea falaz, de ello no podemos deducir que la conclusión sea falsa. De hecho, puede perfectamente no hacer frío y no estar nevando.

 Falacia ad consequentiam (apelación a las consecuencias)

Se trata de un argumento que concluye que una premisa (típicamente una creencia) es verdadera o falsa basándose en si esta conduce a una consecuencia deseable o indeseable. Es una falacia porque basar la veracidad de una afirmación en las consecuencias no hace a la premisa más real o verdadera. Ejemplos:

“El presidente no ha robado fondos del Estado, porque si lo hubiera hecho, habría perdido las elecciones”.

“El jugador hizo todo lo que pudo, porque, si no, no hubiéramos ganado el partido”.

Falacia ad baculum (apelaciones a la fuerza)

Trata de establecer una conclusión amenazando con represalias a quien defienda otra conclusión. Sin embargo, el miedo a las consecuencias no puede ser el motor de ninguna decisión ni es capaz por sí mismo de hacer más veraz una posibilidad. Ejemplos:

«Iraq tiene armas de destrucción masiva. Como esto puede provocar una guerra muy peligrosa debe ser verdad y por tanto es necesaria una intervención».

«Debes creer en Dios, porque si no lo haces irás al infierno».

Falacia ad misericordiam

Consiste en apelar a la piedad como base justificativa suficiente para demostrar que una proposición es verdadera. Ejemplo:

“Me merezco mejor nota en el examen, porque la semana pasada estuve enfermo y no pude estudiar”.

 Petitio principii o petición de principio

Argumentos que asumen lo que tratan de demostrar, es decir, que incluyen a la conclusión como una de las premisas. Ejemplo:

Veamos un intento de probar que Pablo dice la verdad:
1. Supongamos que Pablo no miente cuando habla.
2. Pablo está hablando
3. Por lo tanto, Pablo está diciendo la verdad.

Falacia ad ignorantiam

Trata de establecer una conclusión sobre el único fundamento de que no se ha demostrado que es falsa.

No está fehacientememente demostrado que ETA no tuviese absolutamente nada que ver con los atentados del 11-M en Madrid. Por tanto, ETA es culpable.

Falacia del testaferro o del hombre de paja

Se produce cuando se presenta una posición que se quiere atacar como siendo más débil de lo que es, omitiendo ciertos datos o caricaturizando los argumentos. Así se refuta esa versión débil y se concluye que la posición original está refutada.

  • A: Creo que es malo que los adolescentes vayan solos de vacaciones.
  • B: Obligar a nuestros hijos a quedarse encerrados en casa es perjudicial para su desarrollo emocional.

A en ningún momento propuso que los adolescentes debían quedarse encerrados en sus casas.

  • A: Necesitamos un servicio militar obligatorio
  • B: Pero apoyar la legalización del uso de armas simplemente traerá más muertes.

A propuso un servicio militar obligatorio, no legalizar las armas a los civiles.

Ignoratio elenchi o eludir la cuestión

Es un razonamiento que se supone tendrá que responder a un tema determinado pero en lugar de hacerlo, narra o explica aspectos distintos. Ejemplos:

  •  Pregunta: ¿Ganarán el partido mañana?
  • Respuesta: Hemos trabajado duro, el equipo está al 100% y luchará hasta el final para conseguir lo mejor de ellos. Esta temporada hemos ganado casi todos los partidos, mañana será un día importante y los chicos lo saben.

(C) Falacias de suficiencia

Son argumentos que no aportan razones suficientes para establecer la conclusión.

Falso dilema

Se produce cuando se presenta una elección entre varias opciones, sin señalar que hay otras opciones admisibles.

 “Si no vas a la universidad, no tendrás estudios superiores”

Falso, si uno no va a la universidad perfectamente puede hacer una FP.

Analogía débil

El argumento por analogía débil tiene la siguiente forma: (i) A y B son similares, (ii) A tiene la característica C, por tanto, (iii) B tiene la caracterísica C. La falacia sucede cuando se intentan extraer conclusiones de una comparación entre dos cosas que no es suficientemente fuerte. Ejemplo:

El autor de un artículo de niños problemáticos utiliza la analogía de que los niños (A) son como los monos (B) donde hasta cierto punto se puede estar de acuerdo (A y B son similares). Pero entonces el autor sigue diciendo que ya que no se puede razonar con los monos (C), tampoco se puede con los niños (ya que B tiene la característica de C, A también la tiene).

Falacia post hoc

Se produce cuando se asume que, sólo porque una cosa ha sucedido después de otra, ha sucedido a causa de esa otra. Ejemplo:

“La gripe suele darse mas en Navidad, por tanto la Navidad es causa de la gripe”

Falso. Es cierto que en la Navidad se da más gripe, pero no por su causa, sino por otra variable, el frío, que correlaciona la Navidad con la gripe.

Falacia cum hoc

Se produce cuando se asume que, sólo porque una cosa ha sucedido simultáneamente con otra, ha sucedido a causa de esa otra. Ejemplo:

“Un estudio reciente concluyó que las mujeres solteras comen más dulces que las mujeres casadas.”

El estudio es real. Ahora bien, que dos hechos se den al mismo tiempo no significa que uno haya sucedido a causa del otro. En este caso, las mujeres solteras suelen ser más jóvenes, siendo la edad una variable que sí explica el consumo de dulces. Por tanto, las mujeres solteras no comen más dulces por su estado civil, sino por ser de media más jóvenes.

AGL

Anuncios

4 thoughts on “Las falacias de la vida

  1. Bueno, es casi como los ejemplos de estadística a los que apunté en otro de tus artículos. Me parece muy cierto que todo nuestro pensamiento se refleja en nuestro lenguaje y curiosamente, cuando te adentras en el pensamiento más complejo el lenguaje va evidenciando ciertas limitaciones puesto que lo hemos utilizado más frecuentemente para cuestiones corrientes. Si basamos el conocimiento en el lenguaje caemos pronto en sus contradicciones. La única salida que encuentro es asentar ciertos principios como válidos para el día a día, al estilo del método cartesiano que utilizamos para validar principios científicos. Si no lo hacemos así veremos que caemos en la plaga moderna del relativismo y como todo es relativo nada es verdad.

    1. Si todo es relativo nada es verdad, en efecto, aunque también es cierto su contrario, todo es verdad. Lo que yo digo es verdad y lo que otro dice es verdad, todo es relativo a cada cual.

      Así cómo se desprendía del link que pusiste de la estadística, el pensamiento puede ser muy engañoso, estoy de acuerdo. Respecto a la estadística, una de las mejores historias que he escuchado es la siguiente: “la estadística demuestra que si mi vecino tiene dos coches y yo no tengo ninguno, tenemos en promedio un coche cada uno. Sin embargo, tengo que ir al trabajo en autobús”.

      Ahora bien, me gustaría puntualizar que aunque el pensamiento tenga limitaciones soy de los que creen que puede vencerlas a base de esfuerzo y fracasos. Podemos darnos mil veces contra una pared, pero me gusta pensar que a cada golpe la pared avanza un poco.

      En todo caso, la conclusión es que hay que estar muy atento en el día a día para no ser engañado. Pues si algo se le da bien al lenguaje es disfrazar mentiras de verdades (ya sea con las falacias o con la estadística) y hay incluso personas que han hecho de ello un oficio, que son, como bien sabe, los políticos y los periodistas.

  2. Te lo digo en serio. Muchas veces echo de menos los tiempos en los que para resolver los grandes dilemas de la vida, te bastaba tu caballo, un prado lo suficientemente amplio, y tu maza. El que recibía el golpe tenía la certeza de haber experimentado por fin la verdad absoluta.
    Ahora con el spray pimienta se ha perdido algo de romanticismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s