El déficit fiscal en Catalunya

Este artículo busca arrojar algo de luz sobre la cuestión del déficit fiscal en Cataluña. En ningún caso debe tomarse como un exposición a favor o contra de la independencia, las razones de la cual, por otro lado, no pueden reducirse a causas puramente económicas.

El déficit fiscal, dicho de manera sencilla, es la diferencia entre todo el dinero que una comunidad paga al Estado y todo el dinero que vuelve a dicha comunidad, de manera directa (e.g. presupuestos) o indirecta (e.g. inversiones). Si dicha comunidad paga más de lo que recibe, se dice que tiene un déficit fiscal con el Estado.

La mayoría de los datos del artículo son tomados de la propia Generalitat, puesto que el gobierno español no publica los datos de las balanzas fiscales de las CCAA. Dichas balanzas tan solo se han publicado de manera oficial (es decir, a cargo del gobierno central) una sola vez en los últimos años. Fue José Luis Rodríguez Zapatero quién, en 2008, ordenó publicar las balanzas fiscales de las CCAA de 2005. Los resultados obtenidos pueden consultarse aquí. Vemos que la Comunidad con más déficit fiscal es la Comunidad de Madrid, seguida de Baleares y Cataluña, en tercer lugar.

Analisis-balanzas-fiscales-2005.v2011.01

I. La necesidad del déficit fiscal

Por el principio de redistribución de la riqueza (quién más posee, más debe pagar), universalmente aceptado en las sociedades europeas, debe entenderse que el déficit fiscal es esperable mientras Cataluña sea una región perteneciente a España y una de las regiones que gozan de más riqueza. Ahora bien, otra cosa es si dicho déficit es abusivo. El mismo Sala i Marí enuncia este hecho:

Antes de escandalizarnos por el hecho de que los catalanes paguen más de lo que reciben, debe recordarse que es normal que los ciudadanos ricos tiendan a pagar más de lo que reciben del gobierno. Por tanto, como Cataluña es una comunidad relativamente rica, es normal que tenga un déficit fiscal.

La pregunta que debemos hacernos, concluye, es si este déficit fiscal es abusivo. Conviene insistir en este punto. Las quejas de Cataluña con respecto al déficit fiscal no son tanto por el mismo hecho de que haya déficit, sino por considerar este desmedido. El País Vasco, aún teniendo el concierto económico, presenta un déficit fiscal con el Estado, pero no se oyen quejas al respecto. Ello es porque dicho déficit es percibido como justo. El problema que debemos tratar de responder es, por tanto, si el déficit fiscal de Cataluña es justo o abusivo.

II. Los dos métodos de cálculo de balanzas fiscales

Existen principalmente dos métodos de cálculo de los saldos fiscales: el denominado flujo del beneficio y el denominado flujo monetario.

El método de flujo monetario, más discutido y menos utilizado, intenta medir el impacto económico generado directamente por la actividad del sector público en un territorio, en este caso Cataluña. Recoge tan solo los flujos monetarios directos que entran o salen de la región, pero no la manera general en que las inversiones del Estado benefician a dicho territorio (en seguida veremos un ejemplo que lo aclarará).

El método del flujo del beneficio es el más aceptado por los expertos en econometría, pues es el que mejor refleja lo que comúnmente entendemos por déficit fiscal. Intenta calcular cómo se incrementa el grado de bienestar de los individuos residentes en un territorio ante la actuación del sector público. Por ejemplo, el Estado español gasta una cantidad X anualmente en Asuntos Exteriores. Es obvio que los ciudadanos catalanes se benefician de las embajadas y la representación internacional de España, sin embargo, ese dinero no entra directamente a Cataluña, por lo que el método del flujo monetario no contemplaría dicha inversión, o la contemplaría en un grado mucho menor al método del flujo del beneficio.

Veamos un sencillo ejemplo para entender la diferencia entre ambos métodos:

Supongamos que Cataluña ha tenido unos ingresos de 10, que manda al gobierno central, y ha recibido de este un gasto directo de 5 para su presupuesto. Por el momento tiene un déficit fiscal de 5. Sin embargo, a este “gasto” de 5 que ha hecho el gobierno central en Cataluña hay que sumarle otros muchos, como las inversiones del Estado. Supongamos que queremos añadir la inversión del AVE Barcelona-Madrid, que ha costado un total de 6. Según el enfoque del flujo monetario, la mayor parte del coste de la inversión estatal del AVE se asignaría a Aragón, pues este territorio es el que más kilómetros de vía consume, y por tanto, donde más capital ha entrado. Pongamos que el coste puro de las vías en Cataluña hubiera sido de 1, mientras que en Aragón ha sido de 4. El enfoque del flujo monetario asignaría una inversión de 1 a Cataluña y de 4 a Aragón. Así, Cataluña sumaría 1 al dinero recibido del gobierno central, sumando un total de 6 (5+1) y teniendo un déficit fiscal final de 4 (1+5-10).

Por otro lado, según el método del flujo del beneficio, la parte del AVE construida en Cataluña se integra en una línea que beneficia a varias comunidades, además de beneficiar en mayor medida a los habitantes de Cataluña y Madrid (por el mayor potencial económico de sus territorios y por utilizarlo mayoritariamente estos habitantes para viajar entre las dos ciudades), por lo que esta inversión debe ser repartida entre dichos territorios. Pongamos que se reparte equitativamente entre los tres territorios, asignando 2 a cada uno. Así, estos 2 de inversión que ha recibido Cataluña según este enfoque se sumarían a los 5 que ha recibido del presupuesto sumando un total de 7 (5+2) y obteniendo así un déficit fiscal final de 3 (5+2-10).

Supongamos además que la parte correspondiente a Cataluña de gasto en Asuntos Exteriores es de 1. El flujo monetario no contabiliza dicha unidad dentro del déficit, mientras que el flujo del beneficio sí lo hace. Por tanto, es este ejemplo llegariamos a los resultados finales:

* Flujo monetario: -10+5+1+0 = -4

* Flujo del beneficio: -10+5+2+1 = -2

Puede verse que ambos métodos dan resultados diferentes, y lo que en nuestro ejemplo son dos simples unidades en la práctica pueden convertirse en miles de millones de euros.

III. ¿Cuál es el método más razonable?

Según los expertos, el único método que debería utilizarse para el cálculo de los saldos fiscales es el del flujo del beneficio, pues es el que mejor refleja lo que comúnmente se entiende por déficit fiscal (Fuentes: Ezequiel Uriel Jiménez y Ramón Barberá Ortí, 2007, Las balanzas fiscales de las comunidades autónomas con la APC 1991-2005 / Luis Ángel Hierro Recio, David Patiño Rodríguez y Pedro Atienza Montero, 2008, Un análisis de las diferencias territoriales en los saldos de las balanzas fiscales y de sus posibilidades de corrección, publicado en Revista de Estudios Regionales, nº 83).

El gobierno catalán, sin embargo, ha priorizado desde 2006 la utilización del método de flujos monetarios y no ha presentado las cifras correspondiente al flujo del beneficio, como hacía anteriormente, aún teniéndolas calculadas, pues sí que ha presentado las cifras del flujo del beneficio neutralizadas (más adelante veremos que significa esto). El flujo monetario, argumentan, mide mejor los saldos fiscales en tiempos de crisis, al centrarse exclusivamente en la influencia directa que tiene la acción del sector público sobre el crecimiento económico de un territorio (es decir, al tener en cuenta casi exclusivamente el dinero que entra de forma directa en el territorio). Tales explicaciones pueden encontrarse en el documento de la balanza fiscal de Cataluña del año 2010, aquí.

Ahora bien, ¿exactamente qué se busca con el estudio de las balanzas fiscales? Pues bien, las balanzas fiscales sirven para estimar la redistribución de recursos que se hace a través del fisco, y dicho objetivo lo cumple de forma más razonable el criterio del flujo del beneficio, pues, según declara la propia Generalitat en el mismo documento, mide de manera más adecuada “la acción del sector público en términos redistributivos y de equidad”.

El flujo monetario muestra tan solo una parte de la redistribución. Puede servir, no osbatnte, como un buen índice de las inversiones directas del Estado en Cataluña, si se quiere. Pero será un índice que nos indicará otra cosa, relevante sin duda, pero no lo que queremos averiguar con la balanza fiscal. Dicho de manera simplista: es como si se utilizaran únicamente los goles que marca Messi para medir su influencia total en la delantera del Barça. A esos goles hay que sumarle las asistencias de gol, y tantas otras cosas. Esto, de manera sencilla, es lo que hace el flujo del beneficio.

Las diferencias entre las dos metodologías son pequeñas en cuanto a la imputación de los ingresos, pero grandes a la hora de contabilizar los gastos (en seguida lo veremos), dado que el flujo del beneficio tiene en cuenta, además del gasto directo en el territorio, el bienestar generado a los individuos de un territorio por el gasto realizado en otros territorios que también los beneficia a ellos, como se ha visto en el ejemplo del AVE Barcelona-Madrid.

Es decir: utilizando el método del flujo monetario, los ingresos de Cataluña al Estado salen ligeramente más elevados que utilizando el método del beneficio, y los gastos del Estado en Cataluña salen menores con el flujo monetario, por lo que el déficit final es susceptiblemente mayor utilizando el método del flujo monetario.

Dicho método muestra mejor la inversión directa del estado en una comunidad, pero no muestra realmente la redistribución de los recursos, que es lo que buscan las balanzas fiscales, por lo que a la hora de calcular el verdadero déficit fiscal tiene más sentido utilizar el método del flujo de beneficios, y utilizar el flujo monetario como un índice de otra cosa.

Veamos de donde salen esas diferencias observando las imputaciones de los ingresos y los gastos en el método del flujo monetario.

Ingresos

Con el método del flujo monetario, se suman a los impuestos pagados por los catalanes impuestos no pagados en realidad por catalanes, sino por otros españoles y extranjeros. La Generalitat declara en el documento correspondiente al cálculo de balanzas fiscales de 2009 que “El IVA pagado por un ciudadano de Oviedo a un comercio de Mataró se imputa a Cataluña ya que es donde se localiza el objeto de imposición.”

Así, bajo la cuenta “impuestos pagados por Cataluña al Estado” se incluyen los siguientes tributos:

  • Los impuestos sobre la renta generada en Cataluña por ciudadanos no catalanes.
  • IVA pagado en Cataluña por no residentes en Cataluña.
  • Impuestos sobre el alcohol y bebidas pagados en Cataluña por no residentes en Cataluña.
  • Impuestos sobre el tabaco pagados en Cataluña por no residentes en Cataluña.
  • Cotizaciones sociales a la Seguridad Social de empleados, residentes en Cataluña o no, cuyo centro de cotización está en Cataluña.

Aunque pueda pensarse que los catalanes también salen de Cataluña y pagan los correspondientes ivas en el extrangero, debe recordarse que Cataluña es un importador de turismo (recibe más del que “manda”). Por lo que, contabilizado de tal modo, los ingresos salen sensiblemente superiores.

A su vez, la Generalitat toma el indicar EBE (Excedente Bruto de Explotación) para calcular el Impuesto de Sociedades recaudado por el Estado en cada comunidad autónoma, en vez de utilizar un indicador de consumo, como se hace en la mayoría de estudios. Con esta forma de imputación aumenta a su vez ligeramente el Impuesto de Sociedades que le corresponde a Cataluña.

Aún así, se insiste en que las diferencias en cuanto a los ingresos son pequeñas, y que las más relevantes proceden de la imputación de gastos.

Gastos

Es obvio que Asuntos Exteriores, Justicia, Defensa o el mismo CSIC realizan un papel que beneficia a Cataluña y del que esta se aprovecha. En caso de ser independiente debería dedicar una parte de sus propios ingresos a sufragar dichos servicios. De tal manera, es totalmente erróneo pensar que si Cataluña fuera independiente disfrutaría de la totalidad del dinero “extra” que muestra el flujo monetario. Por tanto, ¿qué parte del coste anual de estos servicios debe computarse como inversión en Cataluña? Lo lógico sería hacerlo proporcionalmente a la población de cada territorio, y de esta manera intenta proceder el enfoque del flujo del beneficio (que sería el resultado real de gastos si Cataluña fuera independiente). Asimismo lo expuso el señor Mas-Colell el pasado mes de mayo al presentar el saldo fiscal de 2010, donde dijo que un buen criterio para ajustar el déficit sería aportar de acuerdo con la riqueza y recibir según la población (16%). Así pues, el flujo del beneficio muestra con este criterio un gasto en Cataluña de 7.118 millones, mientras que el flujo monetario da como resultado un gasto de 3.268 millones. una substancial diferencia de 3.850 millones de euros.

Imagen 10

IV. La neutralización

La Generalitat ha priorizado los saldos fiscales de 2008 a 2010 neutralizados (en seguida veremos que quiere decir esto) y según el criterio del flujo monetario. Según este criterio, el déficit fiscal ha sido respectivamente de -16.409 y -16.453 en los años 2009 y 2010, cuando, calculando el déficit fiscal del flujo monetario sin neutralizar y del flujo de beneficios, el déficit hubiera sido muchísimo menor, llegando a tener superávit en el caso del criterio del flujo de beneficios de 4.000 millones en 2009 y tan solo un déficit de 744 millones en 2010, como se muestra en la siguiente tabla:

2013053013graficosanchez

¿Ha obrado correctamente el gobierno de Cataluña “neutralizando” los datos o ha sido una artimaña para no presentar una balanza fiscal con superávit?

En este caso, la razón está de parte del gobierno catalán, y en contra de aquellos medios de comunicación que, desconocedores de lo que significa neutralizar, han transmitido la idea de una posible situación de superávit en Cataluña.

La explicación sobre el fenómeno de la neutralización es algo extensa, y para no alargar aún más el artículo se recomienda al lector que eche un vistazo a la excelente exposición que hace Sala i Martín al respecto.

Explicado en pocas palabras, la neutralización consiste en añadir un impuesto ficticio (que nadie ha pagado) al cálculo del saldo fiscal. De esta manera, la Generalitat añadió un impuesto ficticio de unos 15.000 millones de euros en 2009 y 2010, sin el cual Cataluña hubiera presentado superávit en dichos años.

¿Por qué se hace tal cosa? En dichos años, el gobierno español se endeudó fuertemente a causa de la crisis. Por esta razón, pudo repartir entre las CCAA mucho más dinero del que había recaudado, resultando en que las balanzas fiscales de todas las CCAA tuvieron superávit o un déficit muy bajo, lo cual es, sin duda, paradójico.

Sin embargo, la redistribución es un juego de suma cero, por lo que no es posible que todos los miembros obtengan más de lo que han aportado. Si todas las regiones tienen superávit, no se refleja cual de ellas ha aportado más al Estado. El aumento del gasto público (la deuda) no puede considerarse como un ingreso, sino que debe considerarse como un gasto, y ello es lo que intenta reflejar la neutralización. Para reflejar el hecho de que las CCAA deberán devolver en un futuro una parte de la deuda que ha contraído el Estado se añade a día de hoy la parte correspondiente, lo que se denomina neutralización. Esta no es más que una especie de impuesto adelantado. Cada territorio se hace cargo de una parte del endeudamiento del Estado de forma proporcional a su contribución en ingresos.

V. Balanza fiscal de Cataluña con el Estado (2001-2009)

Imagen 11

Conclusiones

El método que mejor refleja el saldo fiscal de las CCAA es el método del flujo del beneficio.

El método del flujo monetario nos habla de la inversión directa, lo cual no es reflejo del gasto total que el Estado hace en una comunidad, aunque es un buen indicador de la inversión del Estado en el territorio.

En tiempos de crisis debe tomarse el resultado neutralizado, de lo contrario no se refleja la aportación real que ha hecho cada comunidad, que es lo que pretenden mostrar las balanzas fiscales.

Un porcentaje razonable de aportación por parte de cada comunidad, como declaró Mas-Colell, sería su peso en el PIB estatal (en el caso de Cataluña, alrededor del 18,6%) y recibir en función del peso su población sobre el conjunto del país (en el caso de Cataluña, el 16%). Ello supondría un déficit justo.

Así, en el año 2010 Cataluña debería haber aportado al Estado según el criterio razonable el 18,6%, y aportó el 18,9%. Diferencia del 0,3%. Y el Estado deberia haber gastado en Cataluña el 16%, y gastó el 15,4%. Diferencia del 0,6%. En total, una diferencia negativa del 0,9%.

El autor ha hallado diferencias semejantes entre los años 2007 y 2010. En términos absolutos tales diferencias suponen unos 500-600 millones de euros (1,5% del presupuesto de la Generalitat) de media que Cataluña no está recibiendo y que el criterio razonable estipula como justos.

Así pues: si se acepta que el criterio razonbale establece el límite del déficil fiscal justo, Cataluña sobrepasa desde hace varios años y por cualquiera de los dos métodos dicho límite, por lo que puede concluirse que Cataluña ha sufrido desde hace varios años un déficil fiscal abusivo.

Imagen 12

AGL

Anuncios

20 thoughts on “El déficit fiscal en Catalunya

  1. Me parece una idea muy buena e interesante que explique usted estos conceptos que a mí siempre se me han antojado muy abstrusos de forma clara para el público no especializado. Sabría alguien decirme si existen estos mismos cálculos para el caso de Baleares?, donde la contribución al estado es mayor (en términos relativos a la población) y, hasta donde yo sé, las inversiones son mucho menores (si se llegan a ejecutar las presupuestadas).

    1. Muchas gracias por tus palabras. Respecto a lo que preguntas, yo encontré los datos hechos por la generalitat para Catalunya en la dirección que te dejo a continuación. Si puedes encontrar el sitio web equibalente del gobierno balear, tal vez encuentres los informes hechos. Espero que te sea de ayuda.

      http://www20.gencat.cat/portal/site/economia/menuitem.6135b456613b7f9af813ae92b0c0e1a0/?vgnextoid=71876e6b77649210VgnVCM1000008d0c1e0aRCRD&newLang=es_ES

  2. Interesante. Gracias por añadir un poco de luz al debate. Agradecería, por el bien del mismo, que a las conclusiones se añadiera la cuantificación en términos absolutos de ese 0,9%. Gracias.

  3. Todo esto está muy bien si la únicas aportaciones que tuviese que hacer una región o el estado fuesen crematísticas. Por ejemplo, el estado dedica más gastos a la defensa de Cataluña que a la de La Rioja o la de Murcia, por su situación y su importancia geoestratégica, no por su población. Es decir no todo consiste en dividir dineros por habitantes. Aunque deba defender todo el territorio, sale más caro hacerlo allí. Sería más rentable construir una línea Maginott a partir de la frontera con Cataluña y usar Cataluña como tierra quemada en caso de problemas con los vecinos. Además, el resto de España vivimos en estado de tensión porque nos gustaría salir a la calle a quemar papeleras cada vez que nos pica la entrepierna por la cuestión catalana y otras, pero como somos muy considerados no lo hacemos y además nos podrían entrar ganas de una vez puestos en faena seguir con la Sagrada Familia y el resto del patrimonio de nuestros antepasados catalanes burgueses. En este estado de cosas se nos altera el ánimo y nos vemos afectados por la frustración, lo que repercute en nuestro rendimiento laboral, haciendo que la producción descienda en otras comunidades provocado un gasto añadido a todo el estado. Por otro lado esa diferencia presupuestaria que calculas no se acerca ni de lejos al gasto que supone tener todas las inútiles autonomías que tenemos en nuestro estado feudal y por último podríamos establecer los mismos baremos para calcular la idoneidad y la justicia en el reparto de los fondos autonómicos entre los propios catalanes, porque tal vez deberíamos pensarnos si incluir a Barcelona en el nuevo estado independiente o dejarla aparte o incluso revisar la legislación estatal que consiente frente a principios constitucionales de igualdad, ciertas ventajas fiscales para los catalanes que como dijo Calderón de la Barca: “qué privilegios tuvieron que yo no gocé jamás?”
    ¿Alguien se ha preguntado de dónde proviene toda esa supuesta superioridad económica de Cataluña, desde el punto de vista de la historia moderna? Me pregunto cuánto han aportado los siervos de la burguesía catalana y los inmigrantes de toda España a ese 0,9% que por lo visto les robamos. En cualquier caso, la única razón que se me antoja para reclamar la independencia es como siempre la ignorancia, la desinformación y una clara falta de personalidad. Yo vivo en Galicia y he oído hablar muchísimo de la incultura gallega, pero muy poco sobre la cultura. Aquí tenemos mayormente una clase social bastante ignorante que además se jacta de serlo, un idioma prácticamente inútil y en un 30% o más totalmente inventado o traído del portugués, aparte de eso existe un carácter digamos afable dentro de lo rústico, unas costumbres parecidas a las del resto de Europa Occidental, una empanada cojonuda y un vino blanco intragable. También unas gaitas que cuando quieren que suenen institucionales parecen escocesas más que gallegas y unos políticos de pacotilla, con unos independentistas “hijos de” o nietos de caciquillos aburguesados, con complejo de inferioridad mezclados con liberados del metal con mala leche y mente minifundista. Además de eso tenemos un mal tiempo que te cagas en casi toda la región y unas playas, rías y ríos entre lo más contaminado del continente, pero os lo envasamos en lata para que os lo comáis vosotros. Hay un sentimiento entre la gente digamos “sencilla”, aunque les gusta vivir por encima de sus posibilidades, de sentirse algo, casi les da igual el qué. De este modo quién se apellida Pérez se hace tatuajes y se pone piercings, al hijo le llama Brais (derivación de un nombre irlandés o Uxía si es niña, aunque sus hermanas mayores se quedaron con Jennifer o Alexandra porque mamá lo vió en el Hola), les encantan los coches de marca y con ruido, si no lo hace el motor se compran un gran amplificador y te enseñan hip-hop aunque no tienen puta idea de lo que dice el cantante. Ella viste en vaqueros excepto si empuja un cochecito de bebés, en cuyo caso lleva plataformas de 15cm y él lleva mono y botas de trabajo aunque está en paro y vive en casa de los suegros, pero tiene un piso comprado en la burbuja S.L. que alquila a algún pardillo de la ciudad para pagar la hipoteca a 50 años, lo que le permite tener también moto de agua, una suzuki de mucho ruido que solo usa el domingo por la mañana y un pitbull sin bozal que es como de la familia hasta que lo encuentras rondando uno de los muchos “vertederos municipales”. Después de joderte la mañana con la moto se cambia por cazadora ajustada negra, tenis plateados como los de Messi (aquí son todos del Barça) una camiseta que pone “soy el último hombre vivo” y calzoncillo ad-hoc (no preguntes por qué sé lo del calzoncillo). Luego se van a una terraza a sentarse a chatear por el móvil sin mirarse o vocear con los del barrio mientras Uxía (también llamada Cariño o Cari) grita y te tira el plato de patatillas sin que le digan nada. A veces planean un viaje por ejemplo a Roma y así descubres luego que en Roma hay unos McDonalds de la hostia y que queda por Italia, cree. El martes no puede quedar contigo para arreglarte la bisagra del portal porque tiene una reunión en la APA para decidir con otros como ellos el futuro de la educación de mis hijos, que van al mismo cole, creo que toca ver si conocimiento del medio se imparte en gallego y matemáticas en castellano. Hoy mi hijo aprendió cómo se dice plancha en gallego: “ferro de planchar” aunque no le han dicho de dónde viene la segunda parte del nombre. Me he quedado “ferro-planchado” porque ahora no sé si barco era “barco” o “aparello que vai po-lo auga” y alguien sabe si telescopio es “Gran ollo que todo-lo mira”?

    1. La diferencia (según flujo del beneficio) es del 0,9%, que en millones vienen a ser unos cuantos -no entiendo de donde saca ese 0,2%-. Ahora bien, si son abusivos o no esos cuantos millones, es decisión de cada cual

  4. 0,9% dices que es abusivo, tal vez 0,7 os parezca más razonable. Mi 0,2% resulta de su resta, pero si 0,7% fuese asumible, no valdría la pena discutir el 0,2% no?
    Solo te tomaba el pelo ejercitando la ironía socrática. Podemos relajar el tratamiento puesto que ya hemos hablado varias veces no? Hay confianza.

  5. Si, vayamos al tuteo que me sentía como si estuviera tomando el te con un inglés. Mi intención es ir respondiendote todos los comentarios poco a poco, que me parecen en su mayoria muy acertados (pelota).
    Al final, al final, al final, el problema del déficit fiscal es que los catalanes (independentistas y no independentistas) no entendemos ciertas cosas. Porqué por ser catalán tenemos que pagar más impuestos que el resto de los españoles; porqué la vida aquí es más cara; porqué tenemos peajes; porqué apenas ha habido inversión del Estado en los últimos años; porqué tenemos que tener el impuesto de sucesiones. Y hay una cosa que especialmente me molesta pese a no ser independentista. ¿Por qué cojo*** se niega Madrid a construir el corredor del Mediterraneo cuando Europa ya iba a dar el dinero? ¿Por qué se empeñan en hacerlo pasar por el medio de los Pirineos, con dos cojones, solo para que vaya a parar a Madrid? ¿Por qué no hacen que conecte Barcelona con Paris, e invierten en el puerto de Barcelona para que se convierta en la entrada a Europa de mercancias? Pues todos los barcos que venen del canal de Suez tienen que dar la vuelta hasta Roterdam. ¿Es que no ven lo que ganaría España? La única explicación que le veo es que no quieren hacerlo en Cataluña porque es Cataluña. Eso me molesta especialmente.

  6. Las razones de la falta de inversiones, si es cierto, porque yo he leído precisamente lo contrario, podría deberse al rédito político que un partido espera obtener por dichas inversiones. Hay un antiguo refrán que dice “No muerdas la mano del amo”. En Galicia tenemos un ejemplo clásico. En la Xunta ha gobernado casi siempre el PP, tal vez debido a que el gallego tiene un especial apego a la propiedad privada y a que es conservador en su carácter, especialmente en el rural, mientras que en Vigo, la ciudad más importante, lo ha hecho casi siempre el PSOE o PSOE-Bloque Nacionalista, incluso teniendo menos votos que el PP. Así nos encontramos con una tradicional animadversión entre Santiago y Vigo y una desinversión y contínuos vetos hacia Vigo o trato de favor hacia La Coruña frente a Vigo.
    Éste es uno de los muchos males de las autonomías frente al que debiera ser un gobierno imparcial para todo el estado.
    El hecho de que Cataluña tenga una tradición especial sobre el derecho de sucesiones y que sean precisamente CIU y ERC quiénes modifiquen ese estatus es significativo.
    Si estas cosas ocurren entre los de casa imagina qué no ocurrirá con el éxito “gratuito” que supone una inversión europea. Todos estos males atávicos en España no han hecho más que aumentar desde que somos un estado feudal.
    Lo correcto es echar la culpa al invasor castellano de nuestros males pero aunque tú mismo has escrito que existe una conciencia colectiva en las modernas democracias sobre el principio de solidaridad, os sigue sorprendiendo que se os aplique a vosotros. Tal vez nadie sepa muy bien quiénes sois y a dónde queréis llegar. Le regalarías un broche de diamantes a un ligue de fin de semana? Yo sí, si supiera que me la iba a seguir tirando, incluso si me dijese que nadie se la ha follado como yo de vez en cuando, pero si sé que se tira a otro y que encima se lo pone cuando queda con él y que se burla del tamaño de mi polla…. Hace tiempo que los catalanes no nos decís nada cariñoso, antes no érais tan jodidos, o sí?
    Fíjate lo que está pasando con la liga euroasiática, etc. y vosotros pensando en jugar al futbito. Otro de los males de la “democracia” como decía Chomsky es la alienación. Créeme, se avecinan tiempos muy malos para todos, y te aseguro que no querrás pasarlos en una casa mal aislada.

    1. Pero como siempre, una relación es un tira y afloja. Y si nos llamarias sexys de vez en cuando, y nos dijerais que el “seny” es la ostia, que ahorramos muy bien, y ya puestos nos hicieras algún regalito, entonces aumentaría muchisimo nuestro amor por vosotros. Claro que quedarían personas que seguirían queriendo la independencia, porque para ellas es, como ya mencioné, una cuestión de sentimiento. Pero si el trato hubiera sido otro, los porcentajes serían muy diferentes. Por lo menos Zapatero nos prometía cosas, “cambiaré cariño, os daré vuestro Estatut” nos dijo. Y aunque no lo cumpliera, o lo cumpliera a media, algo era algo. Pero ahora que sobrevuela la gaviota, no nos han llegado más que malas palabras. ¿Qué desde aquí también se ha pinchado? Cierto. ¿Pero no es papá quién tiene que poner orden en la casa? Si lo hace queriendo a sus hijos, estos, por muy adolescentes que estén, se acaban comportando. Si todo son broncas y malas maneras, algunos hijos se acaban marchando.
      De verdad, que haya tantos independentistas es puramente el fruto de cómo a actuado Mariano. Haciendo las cosas diferentes los porcentages no serían los mismos, y no hace falta para ello llegar al pacto fiscal.

  7. Pues sí, yo soy de la opinión que habría que haber dejado al PSOE otra legislatura de regalo, porque a sus simpatizantes las noticias siempre les llegan “con mucho retraso”. El problema es que papá y mamá viven separados y el “buenismo” de legisladores y jueces permite que mamá se salte a la torera las sentencias.
    Si viviéramos juntos haría lo mismo que haría con un adolescente rebotado cuando me amenazase con irse… yo mismo le pondría las maletas en la puerta.
    Tú hablas de sentimientos que todos podemos tener pero no de los sentimientos que os faltan porque alguien os los ha robado. En tus artículos todo parece basarse en una cuestión de números y de poder de decisión. La adolescencia es igual, los chavales quieren saber hasta dónde pueden desafiarte porque se sienten muy mayores.
    No veo rebotados en el gobierno, sí los he visto en los propósitos de independencia y en muchos manifestantes.
    Zapatero quería un polvo rápido y sin condón, se conformó con una mamada, pero los otros basan su matrimonio en un afecto duradero más que en el sexo.
    Vosotros poneos el corset y los tacones y prometo hacéroslo en diversas posiciones.

    1. Lo que me sigue sin quedar claro es tu posición al respecto, bien, al respecto de mi amada racionalidad práctica. Pogamos que se hiciera una consulta y en Cataluña saliera 90% que sí. ¿Permitirías la independencia? En caso negativo, ¿por qué no? Y en caso afirmativo, ¿qué porcentage pondrían como frontera entre la permisibilidad y la no permisibilidad?

  8. Para mi, ese 90% estaría votando que no le gusta ser español, no pueden optar por algo que no es suyo… les hacemos la autopista y que se vayan por ella, no hay problema y hasta hacemos una conexión con el País Vasco y no le cobramos peaje a todos los que tuvieron que escapar de allí. Yo preferiría que se quedasen y contentos y que si quieren arreglar cosas que empiecen por barrer su patio.
    Al “seny” aquí se le llama “sentidiño” y no tenemos déficit fiscal propio aparte del semi-abandono al que se ha sometido a Galicia durante siglos favoreciendo a Cataluña por ejemplo, claro que tendrías que entender el temperamento gallego, a nosotros no nos molesta que seáis vosotros y un poco notros mientras nadie nos toque los huevos, no somos de otro planeta, aunque os hayan hecho creer que vosotros sí. Lo que quiere Más es usaros como escudo de su desastre económico y de tapadera de los desmanes de esas “familias” durante años.

    Sabes? Mucha gente cuando piensa en la historia, incluso en la prehistoria, tienden a pensar que la gente inteligente de hace mucho tiempo eran más tontos que el más tonto de nuestros tiempos. Yo opino que no. Estas cosas ya se plantearon hace miles de años y cuando no quedaba otra y no podías meterle una idea en la cabeza a alguien terminabas metiéndole una piedra. Pero luego no digáis que no estáis avisados o que era de broma. No vamos a permitir siquiera que matéis a un 10% de pacientes para salvar a un porcentaje mayor, especialmente si la enfermedad es la estupidez. Y lo mismo te digo que si necesitas una mano, procura buscar a un gallego, porque aquí el clima y la orografía nos hace tender la mano por naturaleza, pero por las malas aquí como mínimo te llevas un paraguazo, que siempre hay un paraguas cerca.

    Por cierto, también tengo antepasados riojanos, valencianos, catalanes, madrileños, franceses, italianos y puede que griegos.

  9. Tengo antepasados que construyeron parte de tu amada Cataluña, aunque también pensaban en España y seguramente más allá, y algunos están ahí enterrados. En Ocón, en La Rioja aún está en pié la casa del primer antepasado que llegó a España en 1462. Un hombre que peleó con catalanes y gallegos defendiendo la Marca Hispánica y ampliándola y que luego redactó numerosos textos jurídicos para hacer legales las tierras reconquistadas, que afectaban también a los habitantes de Cataluña. También tuve uno que escribió un interesante tratado de botánica, debía de ir en retaguardia, recogiendo flores, jajajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s