El último Gran Hombre.

Con frecuencia nos maravillamos ante todo aquello que todavía escapa al conocimiento humano. Y pensamos, como Humanidad, ¡cuánto nos queda por aprender! ¡cuántos los misterios del universo por desvelar! ¡cuán grande es la ignorancia que todavía rodea al hombre! Muchos son los ámbitos del conocimiento que permanecen incompletos. Incontables las cosas que todavía desconocemos. Numerosas las preguntas que necesitan ser respondidas.

Ello es cierto, sí. Más, ¿cabe alguna duda de lo contrario, de lo mucho que hemos avanzado en el ámbito del saber, del elevadísimo grado de conocimiento acerca del mundo que hemos alcanzado en los últimos dos mil años? No. Todo lo que todavía nos queda por desvelar no resta ninguna importancia a la ingente cantidad de saber que el hombre ha acumulado a lo largo de los últimos siglos.

Ello nos conduce irremediablemente a uno de los problemas más profundos y significativos de nuestra época: la ingente cantidad y la especialización del saber. Sucede que, en nuestra época, conocemos tantas cosas y con un grado de especialización y profundidad tal, que nadie es consciente en verdad todo lo que conocemos. No hay sujeto en nuestro tiempo, ni seguramente pueda haberlo, que sea capaz de abarcar con exactitud todos y cada uno de los descubrimientos del hombre. Hoy en día sabemos mucho, y de muchas cosas. Pero en realidad, nadie sabe todo lo que sabemos.

Ello no siempre ha sido así, debido a que en otras épocas el saber no había alcanzado una cantidad y profundidad tales. Hasta el siglo XV d. C., esto es, hasta la revolución científica, el saber se reducía a Teología, Filosofía, Medicina y Derecho (y tal vez algo de Historia). Más ello era todo lo que el hombre sabía. Dentro de la filosofía podríamos distinguir entre metafísica (básicamente los grandes sistemas de Platón y Aristóteles), el Trivium (gramática, dialéctica y retórica) y el Quadrivium (aritmética, geometría, astronomía y música). No hace falta decir que el grado de desarrollo de dichas disciplinas era mucho menor que en la actualidad. La aritmética de entonces representaba, con toda seguridad, menos del cinco por ciento de la aritmética actual.

Por ello, la aparición de Grandes Hombres era posible: individuos que dedicaban su vida al saber y lograban abarcar todo el conocimiento de su época. Más, tras el siglo XV, el saber comienza a especializarse y a expandirse como nunca. La filosofía natural, por ejemplo, deja ser una rama de la filosofía y se establece como un tronco independiente de conocimiento: la ciencia. Y lo mismo sucede con un sinfín de disciplinas que hoy se nos presentan como autónomas.

Dicen que Gottfried Leibniz (1646-1716) fue el último hombre que logró abarcar en sí todo el conocimiento de su época. De él dijo Diderot en la Enciclopedia “quizás nunca haya un hombre leído tanto, estudiado tanto, meditado más y escrito más que Leibniz”. Su contribución a prácticamente todos los campos del saber refuerzan esta idea. Y ello nos conduce a preguntarnos si pudiera surgir un Leibniz en nuestro tiempo, alguien capaz de abarcar todo el conocimiento que hemos alcanzado. Con toda probabilidad, la respuesta sea negativa. Y por ello, Gottfried Leibniz fue el último Gran Hombre.

leibniz 7

AGL

Anuncios

19 thoughts on “El último Gran Hombre.

  1. Me encantan los grandes personajes de la historia, me hace conservar la falsa ilusión de que aún nos quedan motivos para la esperanza, de todos modos yo pensaba que El último gran hombre era el que te conté de la camiseta y el pitbull, juasjuasjuas.

    1. De cuardo, allí va la pregunta: ¿Por qué hay algo en vez de haber nada? ¿Por qué existe un universo en vez de no existir nada? ¿Por qué es el ser y no es más bien la nada? Libertad para escoger la formulación que mas te guste. Y no vale decir que lo creó el elefante y la tortuga sobre los que se aguanta la realidad. Estos vinieron después.

  2. Bueno, ésta la sabe mi hermano, pero yo puedo elucubrar un poco sobre ello…

    Sobre el algo y la nada, se me ocurre que según las leyes universales de la física, en realidad el universo está formado más por la nada que por el algo, puesto que la materia contiene un espacio vacío mayor que sus componentes. De hecho, si no fuese por algunas de esas leyes, tu cuerpo atravesaría la Tierra y caerías según Newton hacia algún lado por determinar y también de hecho, tu cuerpo es atravesado por billones de partículas constantemente, es decir, eres ultrajado por las fuerzas de la naturaleza en un acto impúdico constante.
    Según los últimos planteamientos de Stephen Hawking probablemente no se necesitó la presencia de un núcleo de masa que contenía toda la masa del universo para generar el Big-Bang. Aunque estoy seguro de que morirá antes de poder probar tal afirmación, porque de ser así solo nos quedaría Dios. Y si este tipo consigue probar científicamente tal cosa, prometo donar parte de lo que tengo para el sustento de sus descendientes, ya que como la inteligencia, nuestras habilidades e incluso parte de nuestras experiencias según algunos son hereditarias, espero que ellos puedan traer al mundo a alguien que como sea la mitad de listo que su padre, sin duda podría ser nuestro próximo presidente del planeta.

    1. Algo así parece desprenderse, en efecto, de la física actual. Cuando pensamos en un trozo de espacio, por ejemplo un trozo cualquiera entre la Tierra y el Sol, pensamos que no “hay” nada, o tan solo hay “espacio” vacío. Según cuentan los físicos, el vacío absoluto no existe en ninguna parte del universo. En vez de eso, hablan de un vacío de nivel mínimo, es decir: el vacío es lo que queda cuando se extrae todo lo que puede extraerse. Y efectivamente, parece que queda algo, un nivel mínmo de energía que no se puede sacar. Algunos ya piensan en como “extraer” esa energía del vació para hacer coches que funcionen con ella y no tener que comprar pilas nunca más.
      Y aún otra cosa. “Sabemos” que el Universo se está expandiendo, y que es finito. ¿Y fuera, que hay? hecha tal cual la pregunta puede estál planteada, me dicen los físicos. Muy bien. Entonces planteala bien y respondela. Pues si algo es el universo es finito algo más tiene que haber…

  3. Supongo que si el universo es el todo, incluirá también esa nada en la que dices que se encuentra. El espacio es una dimensión, que esté más o menos ocupado no significa que sea finito o infinito. Decimos que es infinito porque no lo podemos medir, me refiero a “todo el espacio”. Si me hablas de física cuántica, el concepto de espacio aquí se utiliza más como un recipiente que como una dimensión, dentro del que aparecen o no determinadas partículas que interactúan mediante energía.
    Si esto es así, en un ejemplo más cotidiano como el sonido, vemos que captamos sus ondas, pero que existe una frecuencia y un espacio entre ellas. Si queda un residuo entre dos ondas no podemos decir que existe la nada. Un ente ocupa siempre un espacio y es de uso exclusivo, es condición inherente de la materia y que yo sepa, solo Dios tiene el don de la ubicuidad, por tanto, si has leído lo contrario no sería más que un convencionalismo para explicar un fenómeno. Claro que existe el vacío absoluto y es infinito o al menos se aproxima un huevo al infinito.
    No recuerdo si fue en tu blog donde al llegar el primer día leí sobre explosión-implosión del universo y un universo infinito pero que contenía otro universo. Si alguien puede decirme cómo se explica matemáticamente un infinito dentro de otro lo agradecería mucho.

    1. Supongo que lo debiste leer en el post que “demostraba” la vida eterna. Ese día me sentía poderoso, y un poco Kant.
      La respuesta a tu pregunta sobre infinitos dentro de infinitos la tienes, como no, en este mismo blog:
      https://lacasadelasospecha.wordpress.com/2012/11/04/hay-infinitos-mas-grandes-que-otros/
      Y la idea, aunque cueste creerla, es que sí, que “hay infinitos más grandes que otros”. Por lo menos la demostración es matemática, lo que a veces ayuda.

  4. Efectivamente se trata de un convencionalismo como yo decía. Gauss, había afirmado antes que Cantor que “el infinito debe usarse solamente como un modo de decir las cosas y no como un valor matemático en sí”. Suele ocurrir mucho en matemáticas, en el ejemplo de Cantor, infinito es solo una constante que se toma como referencia. También hay muchas rectas dentro de una recta, pero no las llamamos así.

    1. Sin embargo, aquí hablamos del infinito físico, y allí no puede haber convención, sino simplemente la realidad. Por ejemplo, si el universo es abierto o plano, se supone que se expandirá “infinitamente”. Aglo querremos decir con ello, aunque nuestra mente sea incapaz de imaginarlo. Si efectivamente se expandirá infinitamente, ello debe tener algún sentido.
      Lo mismo si pensamos en un punto cualquiera, por ejemplo en un punto de mi brazo y pensamos si este podría aumentarse infinitamente, o si siempre puedo hacer una nueva división entre dos puntos físicos. En matemáticas hay múltiples concepciones del infinito, pero la pregunta es qué sucede cuando vamos al mundo. ¿Puedo aumentar indefinidamente un punto del espacio? Si la respuesta es afirmativa aquí el infinito debe tener algún sentido. Si puede existir un universo U’ sin la propiedad de la extensión, que es la propiedad básica de nuestro universo, este podría perfectamente coexistir superpuesto al nuestro. De hecho, podrían coexistir infinitos universos superpuestos entre si. Si este fuera el caso, el concepto de infinito debe tener algún sentido. La pregunta, por tanto, es si en la “realidad vista en su totalidad” puede existir algo infinito. Si la respuesta es sí, algo debe significar infinito.

      1. No sabemos prácticamente nada del Universo, esa es la realidad si te empeñas en que hablemos de ella. Universo es “todo lo que existe”, espacio es una dimensión abstracta e infinito es indeterminado, incontable, por encima de lo mensurable.
        Todas las macro-teorías que imaginan el universo no lo hacen sobre la realidad. Hace muchos años que la física no avanza prácticamente, no puede hacerlo mientras no avancen las matemáticas.
        Como te he dicho varias veces todo lo que cabe en nuestro cerebro podría existir, de no estar en nuestra cabeza no existe para nosotros. Lo más “asertado” por distintos teóricos que he escuchado sobre universos son las teorías que se refieren a una explosión e implosión contínua de la materia contenida en el espacio usando el tiempo como medida. Por el momento es solo una sospecha. No existen dos universos, ni paralelos, el universo es el todo y lo peor es que no tiene McDonals fuera de la Tierra, con lo que el viaje se hace muy aburrido.

  5. Ah, lo olvidaba, creo que los políticos ya se han puesto manos a la obra para que no tengamos que comprarnos un coche nunca más y hay que reconocer que lo están consiguiendo. Para obtener energía “casi gratis” hay muchísimos métodos sin tener que salir al espacio, pero si consigues llenar solo una botella de buzo con el Hidrógeno3 que hay atrapado en la Luna podrías alimentar el consumo del estado de Nueva York durante 1 año.

      1. No sé si te burlas, pero a partir del tritio puedes conseguir helio 3, que es una poderosa fuente de energía, muy abundante en la Luna.

        El tritio, hidrógeno-3, 3H, 3H, es el tercer y último isótopo natural del hidrógeno; está compuesto por un protón y dos neutrones en su núcleo atómico. Este isótopo es radioactivo, decae a Helio-3 mediante desintegración beta, tiene una vida media de 12.32 años.[3] Pequeñas trazas de tritio se producen naturalmente debido a la interacción de rayos cósmicos con los gases atmosféricos, también puede ser producido durante pruebas nucleares. Es usado en armas de fusión termonuclear, como un trazador en la geoquímica de isótopos y especialmente en dispositivos de iluminación autoalimentados. El método más común para producir tritio es bombardeando un isótopo natural de litio, el litio-6, con neutrones en un reactor nuclear.
        El tritio es usado frecuentemente en marcaciones químicas y biológicas como un marcador radioactivo. La fusión nuclear D-T utiliza al tritio como el principal reactivo, junto con el deuterio, liberando energía a través de la pérdida de masa cuando los dos núcleos chocan y se fusionan a temperaturas altísimas.
        El agua que contiene átomos de tritio en lugar de protio se llama agua superpesada o agua tritiada, y a la mezcla que contiene un átomo de deuterio y otro de tritio se le denomina agua semi- superpesada.

      2. No sé si puedes patentar eso, pero sí puedes comprar un trozo de la Luna. Si quieres quedar bien con tu pareja, consigue un registro de compra de tu finca lunar y ya no podrá decir nunca que le habías prometido la Luna y luego nada. (Les encanta decir eso en determinados momentos que nunca son los adecuados).

  6. Otro ejemplo. Si divides el mapa geográfico del artículo sobre el mapa que estudiamos en una retícula de píxeles de pantalla, digamos el tamaño de un punto tipográfico, con 12 puntos de la Tierra cubiertos de paneles solares podrías dar energía a todo el planeta.

  7. Con la foto del mapa de Mercator (cojonudo si vives de vender esferas terráqueas como él). Divides el mapa en una cuadrícula cuyas unidades ocupan como un punto tipográfico más o menos en la pantalla de tu ordenador. Con la superficie terrestre equivalente a 12 de esos puntos tendrías energía para cubrir toda la demanda de energías fósiles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s