¿La excepción confirma la regla?

Se dice que toda regla tiene excepciones y que la excepción confirma la regla.

Por ejemplo:

– Oscar siempre llega tarde.

– Eso no es cierto, ayer fue puntual.

– Claro, la excepción confirma la regla

De tal sentencia, que la excepción confirma la regla, se deducen tres divertidas paradojas mentales.

(1) Si la excepción confirma la regla, una regla con excepciones será más regla que una regla sin excepciones, porque estará más confirmada. ¿Y no es cierto, entonces, que al encontrar dos excepciones a la misma regla, dicha regla estará doblemente confirmada? Por ello, tanto más regla será una regla cuantas más excepciones tenga. Y así, deberemos concluir que la regla ideal sólo contendrá excepciones, pues será la regla más confirmada.

(2) Si todas las reglas tienen excepciones, también las tendrá tal sentencia. Por tanto, debe haber reglas sin excepciones, que serán excepciones a la regla que nos dice que todas las reglas tienen excepciones. Una excepción podría ser la propia regla. Todas las reglas tienen excepción a excepción de que todas las reglas tienen excepción. En cuyo caso, no habría más reglas sin excepción que ella misma y, así, la regla se autodemostraría. O también podría ser que todo el resto de reglas fueran excepciones a la regla de que todas las reglas tienen excepciones. Y por tanto, no habría reglas sin excepciones más que ella misma, que sería una excepción a sí misma.

(3) Si la excepción confirma la regla, ello implica que si existe una excepción debe existir una regla para la que se aplica dicha excepción. De ello se deduce que, por ejemplo, una botella de agua demuestra que existe la regla ser ivich. Tal regla podría consistir, por ejemplo, en “tener escamas y un peso mayor a 10 Kg.”. Efectivamente, una botella de agua es una excepción a dicha regla. Por tanto, la regla ser ivich existe. Con la misma botella de agua, podríamos demostrar otras infinitas reglas sin sentido.

Lo que sucede es, obviamente, que la premisa de la que hemos partido es falsa.

Tal sentencia es un dicho popular que utilizamos para referirnos al hecho de que la mayoría de las reglas por las que nos regimos no son universales al 100%, sino que, justamente, suelen tener excepciones, o que son reglas ceteris paribus en las que las condiciones exactas de aplicación raramente se dan en el mundo real. Aún así, las utilizamos porque, a nivel práctico, funcionan. Pensemos en las reglas de la gramática y la ortografía. Muchas de ellas tienen alguna excepción, pero aún así nos son útiles, pues aciertan la mayoría de las veces.

Lo correcto sería enunciar que la excepción refina/amplía/modifica la regla. La excepción muestra que hubo un error en la generalización, pero que esta no es del todo incorrecta. Sigue funcionando en una gran cantidad de casos.

Imagen 1

AGL

Anuncios

One thought on “¿La excepción confirma la regla?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s