¿Por qué la Burguesía nos dio el derecho a voto?

Cuando surgió la burguesía, sus aspiraciones se concentraron en despojar a la monarquía absoluta del poder, ya no para evitar la crueldad, sino para implantar un sistema que asegurara el libre comercio y la propiedad privada. Este sistema fue la mezcla del Estado de Derecho (la única manera de garantizar unos derechos fundamentales, como la propiedad privada) acompañado de una democracia representativa (con sufragio centasario). Por ello, Kropotkin afirmará que “el sistema representativo fue la dominación organizada de la burguesía”.

110327_metsys_el-cambista-y-su-mujer

El hecho es que nada asustaba más a la burguesía de la época y algunos teóricos de la nueva democracia que otorgar el poder a las masas, a los demiurgos y geomoros, por lo que esta nueva democracia debía regirse bajo unos principios diferentes de los de su predecesora, la democracia ateniense. De ahí que la democracia liberal privara en sus inicios al demos del derecho a voto y de la posibilidad de ser candidato a las elecciones.

Sin embargo, algo inesperado ocurrió en “la primavera de los pueblos”, en las revoluciones de 1848, concretamente en Francia. A la crisis agraria, debida a unos años de malas cosechas, se unió una crisis económica en la que muchos obreros quedaron en paro. A la insurrección de éstos se unieron los estudiantes y la pequeña burguesía, obligando a Luis Felipe de Orleáns a abdicar y creando un gobierno provisional que daría lugar a la proclamación de la Segunda República.

Pues bien: en las elecciones del 23 de abril, las primeras con sufragio universal masculino y en una sociedad aún campesina y poco proclive a los cambios, los radicales y los socialistas fueron apartados del gobierno, y en las elecciones del 10 de diciembre el príncipe Luis Napoleón Bonaparte –sobrino de Napoleón Primero- fue elegido Presidente de la Segunda República junto con la elección de quinientos diputados de derechas o centro de un total de setecientos cincuenta diputados. Es decir: el sufragio universal no había atentado contra los intereses de la burguesía, como ella temía, sino que había sido la mejor solución para aplastar las revueltas de una forma pacífica y eficiente, acabando además con el temor de un dominio de los sectores obreros. En pocas palabras, el sufragio universal tuvo un efecto conservador y contrarrevolucionario. Por ello, esta fórmula fue adoptada poco a poco por los demás países industrializados, aunque de forma más progresiva.

philippoteaux_Lamartine_HoteldeVille25Fev1848

AGL

Anuncios

4 thoughts on “¿Por qué la Burguesía nos dio el derecho a voto?

  1. Bueno, para mi el desencadenante fue básicamente climatológico. Si tenemos en cuenta que la burguesía ya existía siglos antes de la etapa que tú propones y que Francia era la mayor potencia agrícola mundial, con una explosión demográfica incesante en los años anteriores a la Revolución, que les llevaron a una expansión colonial y a graves conflictos de intereses (guerra de los 7 años).

    Ahora, gracias a los estudios de fósiles, escritos y análisis de la atmósfera terrestre de esa época sabemos que hubo una mini-glaciación que afectó al hemisferio norte, especialmente en Europa occidental y que para entonces ya existía una clase burguesa expandida lo suficientemente auto-suficiente como para saber que el poder del absolutismo se cimentaba en los impuestos que pagaban. Como a cualquiera, el conocimiento de ese estado de suficiencia les hizo arraigar el deseo de alcanzar el poder.
    Existe también la creencia de que el Antiguo Régimen ejercía su potestad sin recibir contestación, para mi esto tampoco es así, no hay más que observar el ejemplo del Protestantismo, el ascenso de Cromwell en Gran Bretaña o la Independencia de América.
    Lo que sí veo evidente es que la mayoría de la nueva burguesía estaba dispuesta a aplicar a la clase obrera principios que para ellos no querían. En ese aspecto, la Revolución Burguesa Francesa acabó utilizando a la clase obrera para servir a parte de sus integrantes en la lucha por el equilibrio del poder.
    Dudo mucho que el comercio y la propiedad privada estuviesen tan abandonados durante el absolutismo. Precisamente esos reyes se caracterizaron por unas medidas de proteccionismo brutales, que favorecieron el auge de la nueva burguesía en no pocas ocasiones y ya existía abundante legislación que favorecía la propiedad incluso de los comunes frente a la aristocracia y del rey sobre todos ellos, especialmente en Inglaterra.
    Yo lo veo como el ejemplo más dramático de la lucha de clases, en la que como ahora, aquellos que debían de haber dado más ejemplo de dignidad y de esfuerzo fallaron a su pueblo, pero éste, con tal excusa tomó los peores ejemplos de los primeros para justificar muchos de los suyos.

    No he leído a Kropotkin, pero estoy de acuerdo en que no fueron precisamente los más desfavorecidos quiénes obtuvieron el mejor resultado. Muchos de aquellos burgueses habían sido precisamente tutores y compañeros de patio de la clase dominante.
    Al igual que el voto femenino se concedió “por error” por primera vez para ganar unas elecciones que estaban perdidas, el ascenso de la burguesía no era posible sin empuñar las armas, aunque la mayoría de los que caían en batalla no fueron precisamente burgueses.
    Por qué no dar parte de tu voto a gente a la que sabes que podrás manipular con facilidad, y a veces sin necesidad de manipularlos, basta con que se identifiquen contigo?

    Aún así al poco tiempo muchos ya estaban dispuestos a entregar ese voto y su vida por un emperador auto-proclamado absolutista mientras todo parecía sonreirles.

    Todo esto se me repite como un plato de fabada con chorizo.

    1. Efectivamente, estoy de acuerdo en casi todo. Sin embargo, el tema de la propiedad privada, aunque garantizada con ciertas leyes en las monarquías, dependía en última instancia del rey. Siempre existía la posibilidad de una confiscación de los bienes por ser “culpable de traición”, y aunque no se pagaban tasas judiciales, los juicios en este sentido marchaban mucho más rápidos, tanto como para perder la cabeza. Así, pienso que era ese “y sí…” el que no dejaba dormir a la burguesía -o una de las cosas. Y por supuesto, como bien dices, también debió entrar en escena el ansia de poder.
      Aunque si el voto tiene un efecto conservador y contrarrevolucionario, ¿no debería Mariano permitir la consulta en Cataluña? :-0

  2. Se lo podríamos preguntar a Mariano y dado que es poco proclive a los enfrentamientos directos probablemente te saldría con alguna frase gallega, aunque como no es algo que dependa de Mariano nos va a dar lo mismo.
    Lo que sí puedes preguntarle a Mas es de dónde saca el dinero para financiar un simposio que trata la supuesta represión del estado español a Cataluña. Mi abuelo recibió un disparo por acudir un domingo a misa en Cataluña, aunque eso probablemente es un gesto de cariño para Mas y otros.
    El voto lo que tiene es un efecto de auto-satisfacción, parecido a la moneda del Domund.
    No, no hay tal consulta, podéis hacer una encuesta privada, la consulta ya se hizo y confirmamos que Cataluña es España. También podéis poner de una puta vez un precio y os la compramos entera, será por dinero hombre, y mejor ahora que vale mucho menos que hace 40 años.
    Un día de éstos os váis a encontrar huérfanos y además tendréis que volver a pasar una reválida de historia.
    Mira que es baboso ese tío.

  3. Otro día te hablo de la nobleza de tiempos inmemoriales, de su condición y de sus responsabilidades, que también las tenían.

    Te remito una reseña de la wikipedia que explica un poco cómo fueron los reyes del Antíguo Régimen los que incluyeron a plebeyos en sus cortes, ante la soberbia de algunos nobles que pretendían Mas, jajajaja.

    “Por tanto los grandes y ricos hombres tuvieron una alta consideración en la monarquía de los siglos medios a la que unieron la influencia que les daba su valor personal, sus riquezas y las grandes fuerzas de que podían disponer, y con las que contribuyeron eficazmente a la restauración de la monarquía y a la expulsión de los sarracenos de España (véase Reconquista).

    Posteriormente fue necesario cortar esta influencia por los perniciosos efectos que se dejaron sentir en los siglos XIII y XIV, ya que dueños los nobles de inmensos estados y acaudillando numerosas huestes que los reconocían por sus señores naturales y les respetaban más que al monarca mismo, llegaron a ensoberbecerse hasta el extremo de que la Corona tuvo que entrar en vergonzosas transacciones con ellos.

    Los monarcas se vieron obligados por tanto a dar entrada en las Cortes a los plebeyos o sea al estado llano (véase Cortes de Castilla), para hacer causa común contra la nobleza porque el monarca veía cercenada su autoridad por la prepotencia de los nobles.

    De esta situación de reinados precarios ante la prepotencia de los nobles hay varios ejemplos, algunos de los cuales son los siguientes:

    * Del reinado de Enrique III que fue a cada paso víctima de la ambición y orgullo de los magnates.

    * Del reinado de don Pedro el Justiciero hubo de descargar contra algunos nobles prepotentes todo el peso de su cólera, para purgar al país de muchos males que le asolaban ofreciendo en sus personas terrible y ejemplar castigo a la ambición desenfrenada y licenciosa.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s