¿Nos engaña nuestro cerebro?

Hay un famoso experimento de Freud del que se desprenden algunos interrogantes que, de seguro, a nadie dejarán indiferentes.

Estaban un día Freud, un hipnotizador y una mujer en una habitación, y aunque parezca el inicio de un chiste, no lo es. Era verano, hacía un día caluroso y la ventana de la habitación estaba abierta. El hipnotizador hipnotizó a la mujer y le dijo que cuando se despertara debía dirigirse a la ventana y cerrarla.

Al despertar, obviamente, la mujer no recordaba nada. Tras charlar unos instantes con Freud y el hipnotizador, se dirigió a la ventana y la cerró. Al preguntarle por qué lo había hecho, la mujer afirmó que tenía frío. He aquí lo intrigante de la cuestión:

– Por un lado, la mujer creía que había elegido de manera libre y consciente ir a cerrar la ventana. Incluso tenía un motivo “real” para ello, en el que ella creía, pues afirmó que tenía frío (¡siendo un día de caluroso verano!).

– Pero, por otro lado, nosotros sabemos que no fue exactamente así. La mujer no eligió libremente ir a cerrar la ventana, sino que tal acción había sido una orden del hipnotizador.

¡Pero la mujer estaba absolutamente convencida de que ella había elegido libremente ir a cerrar la ventana! ¿Qué sucedió, pues, en el momento de la decisión? ¿De dónde le vino la orden de cerrar la ventana? No pudo haber venido de otro lugar que de su cerebro.

Me inclino por la siguiente explicación: nosotros somos nuestra consciencia, y, salvando el juego de palabras, tan solo somos conscientes de lo que sucede en la consciencia. Nuestro cerebro realiza un sin fin de actividad a la cual no tenemos acceso. Así, el cerebro de la mujer envió la orden que había recibido del hipnotizador a la consciencia de la mujer, disfrazando tal orden como una decisión libre de ella misma, e incluso ¡provocándole una sensación de frío para dar más credibilidad al asunto!

Que nuestro cerebro nos engaña no es un tema nuevo. Ilusiones ópticas y “modificaciones” de la memoria son temas estudiados por la neurociencia.

Hagamos un experimento al respecto. ¿Qué figura cree el lector que sigue en la serie?

 Imagen 8

Está claro que un triángulo. Pero, ¿cómo lo ha sabido? Estoy convencido de que, una vez ha puesto los ojos en la serie, la solución “ha surgido” o “aparecido” en su consciencia “de forma automática”. Pero si trata de hacer introspección sobre el proceso a través del cual ha obtenido la respuesta, no estará imaginando el proceso real, sino inventando cómo usted cree que debió haber sido, al estilo: “si veo círculo, y luego triángulo, y luego círculo y luego triángulo, puedo definir la ley círculo -> triángulo. Por tanto, si la ultima figura es un círculo, después lo debe seguir un triángulo”.

Pero, ¿usted ha hecho todo eso en la consciencia? ¿O más bien lo ha hecho su cerebro, sin usted ser consciente de tal razonamiento, y cuando este ha obtenido la solución la ha enviado a su conciencia, que ha sido el momento en que a usted se le ha aparecido súbitamente la idea de que el triángulo era la respuesta correcta?

Dos últimos testimonios para reflexionar sobre el tema. Gauss, al referirse a un teorema aritmético cuya comprobación lo había esquivado por años, escribió que:

“como un relámpago repentino apareció resuelto el acertijo. Ni yo mismo podría decir cuál fue el hilo conductor que conectó lo que yo ya sabía con lo que hizo posible mi éxito”

Einstein afirmó que muchas de las más grandes ideas le llegaron tan repentinamente mientras se afeitaba que para evitar cortarse con la sorpresa debía mover con mucho cuidado la hoja libre con que se afeitaba.

Y así parece, entonces, que el cerebro actúa muchas veces de manera independiente a nosotros mismos (siendo nosotros mismos nuestra consciencia), y lo que es peor: ¡nos informa de lo que quiere y cómo quiere!

Y aún una última pregunta: ¿Podría ser que todas las decisiones que creemos tomar fueran “determinadas” por nuestro cerebro y que este las enviará a la consciencia “haciéndonos” sentir que son decisiones libres elegidas por nosotros mismos?

AGL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s