Caníbales

Peter Berger expone (en Introducción a la sociología) cuatro mecanismos de control inmanentes a los grupos sociales: la persuasión, el escarnio, la murmuración y el oprobio. La persuasión suele darse en las polémicas de grupo, donde los individuos modifican sus opiniones para converger con la norma general, que suele ser el punto intermedio de las opiniones individuales. Berger ejemplifica este fenómeno con uno de los mejores ejemplos que he leído nunca:

Si tenemos un grupo de veinte caníbales discutiendo sobre canibalismo con un individuo no caníbal lo más probable es que al final este comprenda su argumento y, con ciertas reservas para guardar las apariencias (relacionadas, por ejemplo con el devoramiento de parientes cercanos) se pasará completamente al punto de vista de la mayoría. Pero si tenemos una discusión de grupo entre diez caníbales que consideran la carne humana de un individuo de más de sesenta años demasiado dura para un paladar culto y otros diez caníbales que se empeñan melindrosamente en fijar el límite no más allá de los cincuenta años,  lo más probable es que el grupo convenga con el tiempo en que los cincuenta y cinco años es la edad en que se divide el déjeuner (almuerzo) cuando se trate de seleccionar a los prisioneros.

Si afinamos el oído a las discusiones del día a día, podremos constatar que este fenómeno se cumple muchas más veces de las que sospechamos.

AGL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s