¿Es el suicidio un acto libre?

¿Qué acto podría ser considerado más libre que el suicidio, la decisión de poner fin a nuestra propia existencia? En los recientes debates sobre la eutanasia uno de los argumentos que más se ha utilizado en su favor ha sido la libertad del hombre para decidir qué hacer con su propia vida. Sin embargo, Durkheim tenía algunas dudas sobre ello.

Comenzó por estudiar los casos de suicidio en Francia y alrededores, y más tarde recogió datos de distintos países. Los resultados que obtuvo mostraron que algunas personas tenían más posibilidades de suicidarse que otras. Resultó que los hombres, los protestantes, los ricos y los solteros manifestaban tasas de suicidio más elevadas que las mujeres, los católicos y los judíos, los pobres y las personas casadas, respectivamente. También observó el inquietante dato de que las tasas de suicidio de cada país suelen mantenerse constantes durante largos periodos de tiempo.

Según Durkheim, los suicidios son fenómenos individuales que responden a causas sociales. Concluye, por ejemplo, que en sociedades que requieran más cohesión para su supervivencia la tasa de suicidios será menor, debido a que la responsabilidad hacia el grupo frena la voluntad de acabar con la vida. Así explica que en las sociedad judías de su tiempo las tasas de suicidios fueran mínimas y que los protestantes tuvieran tasas más altas que los católicos.

Aun así, esta influencia no deja de parecernos mínima. En última instancia, creemos que, aún teniendo en cuenta el condicionamiento social, es la propia persona la que libremente decide o no suicidarse. Ahora bien, si tal acto de suicidio fuera tan libre e incondicionado como pensamos, ¿cómo explicamos que las tasas de suicidio en cada país se mantengan constantes durante largos periodos de tiempo? Y no solo el suicidio, sino que las tasas de matrimonios, las tasas de hijos engendrados o las tasas de gasto mensual en salud, higiene, moda o educación de los hijos de la población de cada país, por citar algunos ejemplos, también se mantienen constantes durante largos periodos de tiempo. Si no hubiera ninguna clase de condicionamiento social y todos esos actos (suicidio, matrimonio, número de hijos, gasto mensual en salud, etc.) fueran “100% libres”, entonces dichos actos no presentarían patrones ni serían estables en el tiempo, sino que, sino que sus números serían aleatorios.

La propuesta de Kant

La respuesta de Kant al respecto es sutil (Idea para historia universal en clave cosmopolita, 1784), y, sea correcta o incorrecta, nos hace reflexionar sobre el caso bajo un prisma diferente.

Más allá de lo que los hombres quieren subjetivamente, nos dice, hay un telos, un destino, que, aunque no lo sepan, todos quieren conseguir. Hay un plan de la naturaleza que los hombres deben descubrir y seguir. Sin la asunción de que bajo la marcha de la historia hay una razón,esta se convierte en una sucesión de acontecimientos sin sentido. Así pues, cada hombre por su cuenta decide hacer una cosa o no hacerla, tener hijos o no, casarse o no, gastar tanto dinero en salud cada mes o tanto otro. Los hombres viven como si fueran libres. En el curso de sus vidas no parecen estar sometidos a ninguna regla. Sin embargo, cuando se analizan las conductas colectivas, las sociedades en conjunto, encontramos que estas siguen pautas conjuntas. Ello es fruto de una intención de la Naturaleza:

Poco imaginan los hombres (en tanto que individuos e incluso pueblos) que, al perseguir cada cual su propia intención según su parecer y a menudo en contra de los otros, siguen sin advertirlo –como un hilo conductor- la intención de la Naturaleza, que les es desconocida, y trabajan en pro de la misma, siendo así que, de conocerla, les importaría bien poco.

¿Entonces? ¿Somos libres? ¿No lo somos? ¿Tan solo seguimos el plan de la Naturaleza? ¿O tan solo somos libres en tanto que elijamos seguir dicho plan?

¿Qué influencia tiene el condicionamiento social en la determinación de si un acto es libre o no lo es? ¿Deberemos optar por una “solución democrática” y decir que si el acto está condicionado en un 51% y es libre en un 49% entonces no resulta ser libre? Tal solución parece, cuanto menos, cómica.

insociable

AGL

Anuncios

One thought on “¿Es el suicidio un acto libre?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s