Las tres tesis de Gorgias

Parménides establece tres premisas principales sobre el ser:

  1. El ser es ser
  2. El no ser es no ser
  3. El ser y el no ser son opuestos entre sí

Y partiendo de estas premisas Gorgias formulará sus tres famosas tesis en el tratado Sobre la naturaleza o sobre el no ser:

  1. El ser no es.
  2. Y aunque fuera, no podriamos pensarlo.
  3. Y aunque pudieramos pensarlo, no podriamos decirlo o comunicarlo.

Los tres argumentos que brinda para respaldar dichas tesis, y que se presentan a continuación, contienen ciertos fallos, por lo que animo al lector a buscarlos. Salvo quizás en la primera argumentación, la que trata de demostrar que el ser no es. Entenderla ya es todo un reto.

Gorgias demuestra su primera tesis con el siguiente argumento:

Si el no ser es no ser, entonces el no ente no será menos que el ente, porque el no ente es no ente y el ente es ente, de modo que el hecho de que las cosas sean no será más que el hecho de que éstas no sean.

La explicación de Enrico Berti (2009) respecto al argumento es la siguiente:

En otras palabras: si el no ser no es menos que el ser, entonces tiene el mismo valor por el cual el ser es; y puesto que el ser es lo opuesto al no ser, si el no ser es, entonces el ser no es, tal y como quería demostrar.

En esencia: puesto que, según Parménides, “el no-ser es no ser” entonces el no-ser es algo. Y, como según la tercera tesis, ser y no-ser son opuestos, resulta que si “el no-ser es” entonces necesariamente “el ser no es“. El problema de Gorgias, y que detectará más tarde Aristóteles, consiste en confundir el ser existencial (A es/existe) con el copulativo (A es B). El ser copulativo es simplemente un enlace entre sujeto y predicado, como una igualdad, y no confiere carácter existencial al sujeto. Por tanto, al afirmar que “el no-ser es no ser” (equivalente a decir “el no-ser = no es”) no se afirma que “el no-ser es”, puesto que el “es” marcado en negro tiene un carácter meramente copulativo.

La segunda tesis reza que el ser no puede pensarse. Para demostrarla nos dirá lo siguiente. Podemos pensar en lo que no es, como, por ejemplo, en una Quimera o en Santa Claus, en los cuales pensamos aun cuando no son. Pero según la tercera tesis de Parménides, como hemos visto, ser y no-ser son opuestos, por lo que deben tener propiedades opuestas. Por lo tanto, si podemos pensar en lo que no-es (si el pensamiento es una propiedad del no-ser), no podemos pensar en lo que es (el pensamiento no es una propiedad de lo que es).

Gorgias demuestra su tercera tesis argumentando que las palabras no comunican las cosas debido a que también son cosas y, como tales, son distintas de las cosas que deberían comunicar. Por ejemplo, la palabra que debe comunicar un color (por ejemplo la palabra ‘rojo’) es distinta al color (al color rojo), porque, entre otras muchas cosas, el color rojo se ve, mientras que la palabra ‘rojo’ se escucha. Por lo tanto, concluye Gorgias, los hombres no pueden comunicarse las cosas que perciben. Se intercambiarán palabras, pero estas son algo diferente a las cosas que tratan de comunicar. Así, aunque pudiéramos llegar a pensar en lo que es, no podríamos comunicarlo, porque comunicaríamos palabras, pero no el ser mismo. El fallo, claro está, radica en obviar que las palabras son portadoras de significado y como tales sí tienen la capacidad de significar algo distinto a ellas mismas.

AGL

Anuncios

One thought on “Las tres tesis de Gorgias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s