La paradoja de Protágoras

Se cuenta que Protágoras, el famoso maestro sofista que dijo aquello de que “el hombre es la medida de todas las cosas”, acogió como alumno suyo a Evalto, un ateniense pobre pero con gran potencial. El trato que hicieron fue el siguiente: Evalto no debería pagar por su educación hasta que, tras completar sus estudios, ganase su primer pleito en los tribunales.

El caso es que a Evalto, tras completar sus estudios con Protágoras, le dio por dedicarse a la música y a las bacanales y después de varios meses todavía no había trabajado como abogado. Protágoras, harto de la situación, lo demandó a los tribunales exigiendo que Evalto le pagara por los servicios prestados.

E aquí los argumentos que ambos esgrimieron:

Evalto: Si yo gano el caso, entonces, por definición, no tengo que pagar, porque se me da la razón. Si lo pierdo, entonces no habré ganado mi primer caso todavía, y yo no he contraído la obligación de pagar a Protágoras si no es hasta después de haber ganado mi primer caso. Así pues, sea yo que gane o pierda el caso, no tengo que pagar.

Protágoras: Si él pierde el caso, entonces, por definición, tiene que pagarme, ya que de eso es de lo que trata este caso: de que Evalto me pague lo que me debe. Si lo gana, por otro lado, entonces habrá ganado su primer caso, y por lo tanto tiene que pagarme. En uno u otro caso, tiene que pagarme.

¿Quién tiene razón? ¿A favor de quién debe fallar el tribunal?

Ambos argumentos son correctos, de una lógica impoluta, pero conducen a conclusiones opuestas.

¡Pero los dos no pueden tener razón al mismo tiempo!

AGL

Anuncios

2 thoughts on “La paradoja de Protágoras

  1. Protágoras no tiene razón en su primera premisa porque el pacto era que Evalto ganase un caso, no que le pagase sin más que es el tema del pleito.
    Evalto no tiene razón en su primera premisa porque si gana tiene que pagar, que fue lo acordado.
    En la segunda premisa de cada uno, ambos tienen razón.

    El caso no puede basarse en la condición estipulada para el pago, el tribunal debió desestimarlo. Si se celebra el juicio debe ser por otra circunstancia, la supuesta mala fe de Evalto para eludir el pago.

    Si el tribunal tiene en cuenta esto, Evalto perdería, por lo que no pagaría tampoco. Protágoras no ganaría dinero, pero Evalto perdería el honor.

    A Mas se le dio la oportunidad de salvar el honor de sus simpatizantes, el suyo no hay forma de salvarlo, si atendía el fallo del Tribunal Constitucional al declarar nula la declaración soberanista. Sus intenciones para sus futuros votantes quedarían intactas y se habría zanjado una cuestión inviable. Como es un mal estadista no supo aprovechar su órdago. El honor de Cataluña por ahora sigue impoluto porque es como el valor de los reclutas, lo damos por hecho porque Cataluña por suerte no es Mas.

    1. Para mi tiene una solución fácil.
      En el juicio lo que se valora es si existe incumplimiento del contrato. En caso de incumplirlo, Evalto tiene que pagar.

      Está claro que el contrato no está incumplicado, no se cumple la premisa, y el único argumento que puede utilizar Prótagoras es el de mala fe.

      Ahora bien, si el juez considera que no existe incumplimiento, Evalto gana el caso. Dado que el contrato sigue siendo válido ya no se cuestiona su validez, sino si se produce el incumplimiento del mismo, al ganar Evalto el juicio, se cumple la condición resolutiva y debe pagar en virtud al contrato.

      No hay más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s